SATSE considera poco ambicioso el Plan ‘España Puede’ para mejorar el Sistema Nacional de Salud

15 abril 2021
La mayor crisis de salud de la historia y nuestra Sanidad Pública apenas recibirá un 1,5% de los fondos europeos

SATSE entiende insuficiente la inversión de 1.069 millones de euros contemplada en el Plan del Gobierno para modernizar nuestro sistema sanitario, al suponer solo un 1,5 por ciento de los 70.000 millones de euros previstos.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, considera que el Gobierno debería reconsiderar su Plan ‘España Puede’ y dar mucho más peso e importancia a la renovación y mejora del Sistema Nacional de Salud, una vez constatado, a raíz de la pandemia del Covid-19, que resulta un pilar estratégico para el desarrollo económico y social de nuestro país y que sufre desde hace años un gran déficit estructural en muchos aspectos que lo debilita irremediablemente.

Una vez conocido el proyecto de Plan que el Ejecutivo de Pedro Sánchez prevé remitir a Bruselas, para impulsar el crecimiento y la modernización del país, SATSE entiende absolutamente insuficiente la inversión de 1.069 millones de euros prevista para renovar y modernizar nuestro sistema sanitario, al suponer solo un 1,5 por ciento de los 70.000 millones de euros que recibirá España en transferencias directas.

“Coincidimos con el Gobierno en que la pandemia del Covid-19 ha evidenciado los retos y dificultades a los que se enfrenta nuestro SNS y ante los que creemos que se debería haber propuesto una inversión mayor dentro del conjunto del Plan para que pueda contar con los recursos humanos y medios necesarios en el conjunto del Estado”, apunta.

En este sentido, el Sindicato recuerda que el gasto sanitario público en España ni siquiera llega al 7 por ciento del Producto Interior Bruto, estando muy alejado de lo que destinan otros países de nuestro entorno, lo que dificulta que todas las personas puedan acceder en igualdad de condiciones a unos servicios de salud de calidad, independientemente del lugar en el que residan o de su situación económica. Por ello, demanda que se aumente el gasto sanitario público en lo que queda de legislatura hasta el 10 por ciento del PIB.

Respecto al compromiso expresado en el Plan de reforzar las dotaciones de enfermeras y enfermeros y mejorar sus condiciones laborales, SATSE demanda actuaciones concretas por parte de todas las administraciones competentes que permitan acabar con el grave déficit estructural y crónico que sufre España y que le sitúa a la cola de Europa en asignación de estos profesionales por habitante.

La organización sindical recalca que uno de los graves problemas de nuestro sistema sanitario es la infradotación de sus plantillas, especialmente las de enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas, y es, por tanto, en este ámbito en el que se debe actuar de manera prioritaria para garantizar y proteger una atención sanitaria y cuidados más seguros y de mayor calidad.

Uno de los aspectos del Plan que SATSE valora positivamente es su apuesta por reforzar la Atención Primaria y reorientar las capacidades estratégicas del Sistema Nacional de Salud hacia la promoción de la salud, la prevención de la enfermedad y la dependencia. Un ámbito en el que la labor de las enfermeras y enfermeros resulta fundamental por su visión y actuación integral de la persona a lo largo de toda su vida.

Otros compromisos reflejados en el plan gubernamental que el Sindicato de Enfermería entiende muy necesarios son mejorar la cogobernanza, la cohesión y la eficiencia, así como impulsar la modernización tecnológica, la renovación de equipamientos, la transformación digital y la innovación y desarrollar un Centro Nacional de Salud Pública. No obstante, SATSE apunta que el Plan no tiene en cuenta muchas de las propuestas acordadas en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica de nuestro país.

Por último, el Sindicato reclama que uno de los objetivos generales del plan, como es acabar con la precariedad y temporalidad laboral en nuestro país, se haga realmente realidad en un ámbito como es el sanitario donde es especialmente grave y, más en concreto, en el colectivo de enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas, los cuales encadenan en una gran proporción contratos de días, semanas y meses.